Seguir a Saca el Cucharón en Facebook Seguir a Saca el Cucharón en Google Plus Seguir a Saca el Cucharón en instagram Seguir a Saca el Cucharón en Pinterest  Seguir a Saca el Cucharón en Twitter Seguir a Saca el Cucharón en Youtube

SOFRITO CASERO

Sofrito Casero Saca el Cucharón

Un paso que nunca falta en todos mis guisos es el de preparar un buen sofrito. Algunas veces os explico la preparación porque lo hago en ese preciso momento en el que estoy elaborando la receta, pero otras veces ya lo tengo preparado de antes.

Cuando me falta tiempo, aprovecho los botes de pisto que venden en los supermercados, lo trituro y lo utilizo como sofrito, le da mucho sabor a los platos, ahorro tiempo y además consigo meter algo de verduras de las comidas de mis hijas.

Pero también suelo aprovechar las hortalizas que se van quedando olvidados en el cajón de la nevera y así no tirar nada porque se nos ha terminado estropeando.

Normalmente los ingredientes básicos que yo empleo para los sofritos son ajo, cebolla y tomate triturado. Pero en la nevera además tenía un puerro, unas zanahorias pequeñas y unos tomates que ya estaban demasiado maduros. Así que con todo esto he preparado un sofrito bien rico y fácil, que me va a venir muy bien para preparar nuevas recetas.

Sofrito casero Saca el Cucharón


Ingredientes:

1 cebolla.

2 dientes de ajo.

250 g. de tomate triturado.

5 tomates maduros.

1 puerro.

4 zanahorias.

Aceite de oliva virgen extra.

Pimienta negra.

Sal.

Elaboración:

Pelamos y picamos la cebolla, los ajos y las zanahorias, trocitos pequeños.

Lavamos el puerros, desechamos la parte más verde (podemos utilizarla para caldo) y picamos la parte blanca del puerro.

Con un cuchillo o escaldando los tomates, les quitamos la piel. Los cortamos en dados quitando las semillas.

En una cazuela ponemos aceite de oliva virgen extra e incorporamos la cebolla, el ajo, el puerro y la zanahoria. Sazonamos y dejamos a fuego medio que vayan cogiendo color y pochando.

Cuando veamos que se están dorando, añadimos el tomate maduro y el tomate triturado. Dejamos sofreír y que el tomate pierda el agua, removiendo de vez en cuando.

Pasados unos minutos, que veamos que el tomate se ha deshecho prácticamente, apartamos del fuego y pasamos nuestro sofrito por la batidora.

Para terminar, ajustamos de sal y pimienta negra.

*Yo lo divido en tarros y si no lo voy a utilizar pronto, lo congelo y lo voy sacando cuando necesito. También lo podéis envasar al vacío.


Comentarios

Entradas populares