Seguir a Saca el Cucharón en Facebook Seguir a Saca el Cucharón en Google Plus Seguir a Saca el Cucharón en instagram Seguir a Saca el Cucharón en Pinterest  Seguir a Saca el Cucharón en Twitter Seguir a Saca el Cucharón en Youtube

PAN SIN AMASADO



Esta es la segunda clase de pan que preparo. Como ya os comenté lo de preparar pan y empezar a manipular masas es todo un reto para mi y después de leer varias recetas me incline por seguir la receta de Ibán Yarza. Lo explica todo tan bien, con tanto detalle y tan fácil que es normal que siguiendo sus instrucciones me haya salido un pan tan rico.



Os contaré antes de empezar que yo he utilizado la mitad de ingredientes que él da, como os he dicho no me fío mucho de mi misma, pero han sido suficientes para sacar una rica chapata, que eso si, ha durado muy poco (estaba muy rico).



Ha sido un placer poder comer con un pan recién salido del horno encima de la mesa.



Ingredientes:



250 gr. de harina de trigo.


163 gr. de agua.

2’5 gr. de levadura fresca.

5 gr. de sal.




Elaboración:



En un bol ponemos la harina, añadimos el agua, la levadura desmenuzada y la sal. Con la mano empezamos a mezclar todos los ingredientes. Veremos que la masa es pegajosa, pero enseguida veremos que coge cuerpo.



Una vez que hayamos mezclado bien, vamos a hacer unos pliegues. Cogeremos de un extremo, estiraremos con las manos y plegaremos hacia dentro, como si doblásemos. Plegaremos 5 veces con diferentes extremos. Dejamos 15 minutos a temperatura ambiente y transcurrido este tiempo volveremos a plegar la masa otras 5 veces. Luego tapamos con film transparente o en un recipiente hermético y metemos en la nevera 12 a 24 horas.



Al día siguiente sacamos la masa de la nevera. Si vemos que nuestra masa no ha subido mucho, es porque nuestra nevera le ha dado demasiado frío. En este caso la dejaríamos tapada 1 hora a temperatura ambiente.



Después, ponemos harina en la mesa de trabajo. Si no nos gusta que la masa se no pegue mucho a los dedos podemos ponernos unas gotas de aceite. Colocamos la masa en la mesa, con cuidado de no desgarrarla. Podemos también espolvorear un poco de harina por encima de la masa para poder manipularla mejor. Le damos la forma que más nos guste (yo le di forma de chapata) o también le podemos añadir semillas, si nos gusta. Dejamos reposar de 30-60 minutos.



Mientras, encentemos el horno 250 grados, tenemos ya puesta la bandeja donde se hará el pan para que esté muy caliente cuando introduzcamos la masa. Debajo pondremos otra bandeja honda donde cuando pongamos el pan verteremos medio vaso de agua, para crear vapor.



Transcurrido el tiempo de reposo, metemos el pan en el horno y el medio vaso de agua en la otra bandeja de abajo. Cerramos rápido.



Si nuestro horno es básico, como es en mi caso, apagamos el horno 10 minutos, el calor se repartirá y tendremos humedad (si es más moderno y vemos que aunque lo apaguemos notamos que sigue saliendo aire, lo dejamos a 250 grados 10 minutos). Después de los 10 minutos, encendemos de nuevo el horno a 200 grados y horneamos 25 minutos. Pasado este tiempo, lo dejamos 10 minutos más con el horno apagado.



Ya podemos disfrutar de un pan recién elaborado, toda una satisfacción.






Comentarios

  1. Creo que la mayoría hemos hecho la receta de Iban, si es que sale perfecta!!! Te ha quedado genial. Besos!!

    ResponderEliminar
  2. Una pasada de pan, qué fácil y rico queda.
    Bss

    ResponderEliminar
  3. Un reto que engancha y lo disfrutamos mucho, ademas de Comer un pan muy rico. Besinos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que engancha, ya estoy deseando ponerme con el siguiente. Besos

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares