Seguir a Saca el Cucharón en Facebook Seguir a Saca el Cucharón en Google Plus Seguir a Saca el Cucharón en instagram Seguir a Saca el Cucharón en Pinterest  Seguir a Saca el Cucharón en Twitter Seguir a Saca el Cucharón en Youtube

PATATAS BRAVAS


Llevaba tiempo detrás de una receta de patatas bravas con una auténtica salsa, nada de tomate o pimiento, ni tampoco mezcladas con alioli. ¡Solo patatas con una buena salsa brava!
Así que cuando he visto la receta de Patatas bravas de La cocina de Rebeca para participar en el Asaltablogs de este mes, me he tirado de cabeza a por ella. La receta me ha encantado, tienen el picor justo, como a mí me gustan. La textura de la salsa queda perfecta, hemos mojado hasta pan.



Lo único que he cambiado de su receta es la forma de preparar la patata. De jovencita solía ir a un bar donde su plato estrella eran las bravas. Allí freían las patatas ya cocidas y así quedaban crujientes por fuera y muy blanditas por dentro. Y así las he preparado yo, como veréis en el video he cocido las patatas con la piel en agua salada y luego las he pelado y cortado en trozos. Luego las he dorado en aceite de oliva bien caliente.

Creo que desde ahora voy a preparar muchas bravas en casa.



Ingredientes:

4 patatas.

1 cebolla pequeña.

2 dientes de ajo.

2 cucharadas de harina.

1 cucharada de pimentón dulce.

1/2 cucharada de pimentón picante.

300 ml. de caldo de pollo.

Aceite de oliva suave (para freír).

Aceite de oliva virgen extra.

Sal.



Elaboración:

Preparamos las patatas, las ponemos en una olla, cubiertas de agua con sal y llevamos a hervir. Cuando rompan a hervir, dejamos durante 20 minutos cociendo. Transcurrido este tiempo, sacamos, dejamos enfriar un poco y les quitamos la piel y cortamos en trozos de bocado.

Mientras se cuecen las patatas podemos ir preparando la salsa. En una sartén, con un poco de aceite de oliva virgen extra, ponemos a pochar la cebolla y el ajo, todo picado.

Después añadimos la harina, mezclamos bien para que se cocine. Incorporamos los pimentones, con el fuego suave, y seguidamente vertemos el caldo de pollo. Llevamos a hervir y dejamos que nuestra salsa espese durante un par de minutos. Cuando tengamos la salsa con la consistencia deseada, trituramos con la batidora, hasta dejar una salsa fina.

Por último, freímos las patatas en abundante aceite de oliva suave bien caliente, hasta que estén doradas.

Servimos las patatas recién fritas con salsa brava por encima.

¡A disfrutar!



*Para ver si las patatas están tiernas por dentro después de los 20 minutos de cocción, podemos pincharles un cuchillo, si se sueltan sin problema, están bien cocidas.


*El sabor de esta salsa es suave, queda un picorcito al final, pero muy suave. Si deseamos más picor, solo tendremos que aumentar la cantidad de pimentón picante y rebajar el dulce.


Comentarios

  1. Ummmm me encantan las patatas, yo tambien las hiervo primero y luego las frio, yo no soy de salsa pero en mi casa si, asi que la probare ��

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que te gustan con esta salsa brava 😉 un saludo.

      Eliminar
  2. Pues te han quedado de 10!Riqu´ñisimas!

    ResponderEliminar
  3. Me encantan estas patatas. Te quedaron deliciosas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maria, lo bueno es que ya no compraré más salsa brava preparada, esta me ha encantado.

      Eliminar
  4. Eso de cocerlas me gusta. Mucho. Me da a mí que quedan menos grasosas, y más crujientitas... mmmm como me gustan unas buenas bravas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al cocerlas solo tienes que darle un buen golpe de calor en el aceite bien caliente. Gracias por comentar,
      Besos

      Eliminar
  5. Qué ricas, esta receta me gusta, unas patatas bravas siempre están ricas! Muy buen reto

    ResponderEliminar
  6. ¡¿Alguien se resiste a este plato de patatas bravas?! Tienen una pinta brutal, ni en el mejor de los bares nos pondrían unas patatas con mejor aspecto que estas ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, la verdad es que son irresistibles. Besos

      Eliminar
  7. un picoteo imprescindible, ese quemarte la boca sin poder esperar..jaja buenísimas!!

    un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, siempre hay que soplar para dentro jajajaja . Besos

      Eliminar
  8. ¡Estas si son unas bravas y no las que te ponen con un chorretón de ketchup picante!

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón, pero esta salsa además es muy suave, el picorcito lo notas al final. A mí me ha encantado. Besos

      Eliminar
  9. Aquí donde yo vivo se estila hacer las patatas fritas, no hervidas pero se ven muy ricas, esa salsa tiene que estar bien rica!!
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, aquí en muchos sitios o la mayoría las hacen fritas también, pero como a veces cuesta que se queden bien tiernas por dentro, esta es una forma de asegurártelo. Besos Raquel.

      Eliminar
  10. Que ricas las bravas!! Yo también las cuezo primero, me gustan más que fritas solas. A mí me las pones con extra de picante jeje. Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja a mí también me gustan bien picantes, aunque luego me arrepiento. Besos

      Eliminar
  11. que bien sientan con cerveza bien fría, hace un par de días me dijo mi chico que tenía que hacerlas pero originales, nada de coger el bote de bravas que sabe a sal y algo mas, a mi tambien me gusta cocer la patata antes de freir, perfecto asalto, besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. A mi marido le da antojo todas las semanas jajaja, le encantan las bravas y le ha gustado mucho esta salsa. Besos

      Eliminar
  12. Esa si que es una salsa brava en toda regla, no las mezclas raras que te hacen en cualquier bar. Voy a animarme a probarlas en casa porque son un vicio :)

    Y no sé si acertaré pero tu descripción del bar me ha recordado totalmente al Docamar, dicen que preparan las mejores bravas de Madrid. Lo tengo al lado de casa...una perdición jajaja

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te puedes creer que siendo de Madrid todavía no he probado las del Docamar. El bar del que hablo es uno que había en Fuenlabrada, al que iba después de salir de marcha, para aliviar el estómago jajaja. Me sentaban de maravilla y guardo muy buen recuerdo de ese bar, aunque era chiquitito y sin muchos lujos. Espero que si pruebas la receta te guste tanto como me ha gustado a mí. Besos

      Eliminar
  13. Un aperitivo de lo mas rico,y si lo acompañamos de una cerveza y de lujo.Buen asalto.besinos

    ResponderEliminar
  14. Hemos coincidido en la receta... menos puntos para las dos!! pero es que cuando la ví no me pude resistir... y luego me ha parecido estupendo haberla elegido. Una delicia. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Están muy buenas, yo tampoco me pude resistir. Ahora mismo me paso a ver las tuyas. Besos

      Eliminar
  15. Que ricas son las patatas bravas son mi perdición, me encanta como te queda, es una receta que tengo pendiente pero caerá tarde o temprano
    Buen asalto.
    bess

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, yo tenía muchas ganas de encontrar una receta de bravas ricas, y la encontré gracias a Rebeca. Besos

      Eliminar
  16. A mi tambien me gustan las bravas hechas asi, primero cocidas y luego fritas, quedan mucho mas ricas! Ya estoy echando de menos las que me comia en el Docamar en Madrid! Muy buen asalto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Voy a tener que probar las del Docamar, que me hablan muy bien de ellas. Un saludo.

      Eliminar
  17. Madre mía que pinta......es que se salen de la foto!! Que ganas me has hecho de comerme un plato, me encantan!!
    Buen asalto guapa!!
    Un bst.

    ResponderEliminar
  18. Que buena tapita de domingo. ummmm
    Besitos itos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares