jueves, 26 de noviembre de 2015

NÍSCALOS CON JAMÓN


Llevaba tiempo queriendo preparar níscalos, mi suegro los hace muy buenos y en casa les gusta mucho. Así que cuando los vi en el mercado no se me escaparon, le pedí la receta a mi suegro, que además es muy facilita, y listos.

Ingredientes:

1 Kg. de níscalos.

2 lonchas gruesas de jamón serrano.

4 dientes de ajo.

2 guindillas pequeñas.

300 ml. de vino blanco.

2 hojas de laurel.

Aceite de oliva virgen extra.

Sal.


Elaboración:

Limpiamos bien los níscalos de la arenilla que puedan tener en la parte de arriba, con cuidado de no mojarlos mucho y con la ayuda de un paño húmedo. Sobre todo es importante que no absorban agua por la parte inferior del sombrero.

Luego los cortamos en trozos y los ponemos en una olla ancha con un vaso de agua, un poco de sal, un chorrito de aceite de oliva virgen extra y las dos hojas de laurel. Dejamos que cuezan hasta que empiecen a estar blandos. Luego apartamos del fuego, escurrimos y reservamos. (Este paso lo hacemos para que aquí suelten todo el agua)

En una cazuela ponemos a dorar los ajos laminados y las guindillas pequeñas de las que antes habremos sacado las pepitas. Cuando empiece a coger color el ajo, añadimos el jamón cortado en dados pequeños. Salteamos y rociamos con el vino blanco subiendo el fuego para que evapore el alcohol.

Incorporamos los níscalos  a la cazuela y cuando rompa a hervir otra vez, bajamos el fuego, tapamos y dejamos cocinado 1 hora a fuego lento.

Servir calentitos y no olvidéis un trocito de pan.




*Estos guisos cuando más buenos y más sabor tienen es los días siguientes, así que si vencemos la tentación, disfrutaremos más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada