Seguir a Saca el Cucharón en Facebook Seguir a Saca el Cucharón en Google Plus Seguir a Saca el Cucharón en instagram Seguir a Saca el Cucharón en Pinterest  Seguir a Saca el Cucharón en Twitter Seguir a Saca el Cucharón en Youtube

FOCACCIA CON ROMERO



El pan de focaccia no era un pan que me hiciese mucha gracia, seguramente porque sólo lo había probado ya preparado de un supermercado y me pareció un pan muy seco y con poca gracia. Pero os diré que ahora que lo he probado elaborado en casa, me ha encantado, es fácil de preparar, tiene un sabor espectacular y queda súper esponjoso.


Yo he seguido la receta de Lorraine Pascale, es la que más fácil me ha parecido para iniciarme y la verdad es que sale una focaccia maravillosa. La próxima vez probaré con otros ingredientes, pero esta vez la he preparado con romero, sal en escamas y aceite de oliva.

Seguimos aprendiendo para preparar #elpanperfecto.



Ingredientes:

500 gr. de harina de fuerza.

250 ml. de agua templada.

15 gr. de levadura fresca.

2 cucharaditas de sal.

80 ml. de aceite de oliva suave.

Romero fresco.

Sal en escamas.

Aceite de oliva virgen extra.



Elaboración:

Primero deshacemos la levadura fresca en el agua templada y reservamos.

En el bol de la amasadora ponemos la harina, la sal, el aceite de oliva suave y el agua con la levadura.

Utilizando el accesorio de gancho del robot, empezamos a amasar, lo ponemos despacio y dejamos 6 minutos.

Transcurrido este tiempo, sacamos y formamos una bola. La colocamos en la bandeja para el horno con papel de horno y con la ayuda de un rodillo, le damos la forma (rectangular o redonda), de 1 cm. de grosor.

Tapamos con un trapo limpio y dejamos reposar la masa, hasta que doble su tamaño (yo la he tenido 2 horas a temperatura ambiente).

Cuando la masa esté lista le hacemos unos hoyos con el dedo y dentro introducimos unas hojas de romero. Por encima también espolvoreamos sal escamada.

Antes de meter la masa en el horno, tenemos que tener el horno precalentado a 200ºC, calor arriba y abajo. En la parte inferior del horno colocamos una bandeja honda también.

Metemos la masa en el horno y en la fuente honda añadimos un vaso de agua. Cerramos rápido el horno y dejamos que se haga el pan durante 30 minutos.

Cuando veamos que la focaccia está dorada, sacamos del horno y rociamos por encima con aceite de oliva virgen extra.

Dejamos enfriar, aunque es difícil no meterle manos, huele de maravilla.

*Un truco para saber si la masa esta bien amasada podemos introducir un dedo y si la masa vuelve a su estado, esta perfecta.

*Yo pongo la bandeja con agua en el horno para crear vapor y que la corteza quede crujiente.



Comentarios

  1. A mi e pasa lo mismo, cuesta esperar a que se enfríe para catarla. Te ha quedado genial. Besitos itos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En una de las fotos falta un trozo que ya voló, jajajaja. Gracias

      Eliminar
  2. Esa focaccia no tiene nada que ver con las compradas esta es una maravilla, a mi me encantan todas, las caseras claro!!
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que repetiremos, la próxima cambiando ingredientes. Gracias Raquel, besos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares